Provincia de Euro-Africa

La Iglesia Vétero Católica Liberal comenzó sus primeros pasos en solitario en España en el año 2016, y no tardó mucho en ser reconocida por el Ministerio de Justicia e Identidades Religiosas (Número de Registro de entidades Religiosas: 024091). Sin embargo, no ha sido hasta el 24 de Febrero del reciente año pasado (2020) cuando comenzó su andadura en la Comunión Anglicana Libre Internacional. Ésta última tiene sus orígenes en Inglaterra en el año 1897 y había sido tradicionalmente pequeña. Posteriormente evolucionó y creció, y actualmente tiene 25 provincias en diferentes estados y países de EE.UU., América Latina, algunos países de Asia, África y recientemente, Europa. Esta Iglesia es una de las Comuniones Anglicanas más antiguas que existen y está formada por anglicanos de todas las variedades. Todas las provincias de la Comunión son autónomas. Velando por todo el rebaño de Dios destacamos el Consejo de Obispos de la Comunión y a nuestro actual Primus, Monseñor Ronald L. Firestone.

El 2 de mayo del 2020, +S.E.R. Monseñor David Sánchez (actual Arzobispo Primado Presidente de la Iglesia Vétero Católica Liberal) fue nombrado Arzobispo Primado de la provincia Euro – Africana de la A.F.C.I

De manera sucesiva, se han ido agregando más países a la Provincia de Euro – África, y actualmente encontramos:

En Europa: España, Francia e Italia.
En África: Congo, Camerún, Madagascar y Liberia.

El rito litúrgico reconocido oficialmente por la Provincia de Euro – África es el rito Tridentino del año 1962 y el “Ordo Missae”, edición del año 1965 en lengua vernácula (castellano) y el LOC Así mismo y de acuerdo con el rito “Ordo Missae” las celebraciones litúrgicas se pueden celebrar, bien de espaldas al pueblo o bien de cara a él.

Todos nuestros ministros están formados (o se están formando) teológicamente, además de tener unos estudios civiles que les permitan adquirir un puesto de trabajo y ganar un sueldo digno. La Comunión Anglicana Libre Internacional no ofrece remuneración económica de ningún tipo a los Ministros por las celebraciones litúrgicas.

En cuanto a la forma de vida de los Ministros de la Iglesia(que pueden ser tanto mujeres como hombres sin importar su orientación), éstos pueden estar casados, formar una familia, etc., o vivir de forma célibe. Aceptamos a las personas LGTBI y a personas divorciadas o que se han vuelto a casar y unimos, además, parejas homosexalesmediante el rito de la Adelfopoiesis. Por lo tanto, y a modo de resumen, esta Comunión no hace ninguna distinción en cuanto a raza, nacionalidad, género, orientación sexual, estado social, comercio o profesión, capacidad o incapacidad, historia o estados maritales, creencia política, patrimonio religioso, o cultura de sus miembros. Promueve, así mismo, la igualdad de todos ellos. Si Dios no hace distinción entre sus hijos y ama a todos por igual, ¿por qué habríamos de hacerlo así también nosotros?

Finalmente, si una persona siente la llamada a la vida religiosa como monje eremita, también tiene cabida en nuestra iglesia y contribuye del mismo modo a hacer presente el Reino de Dios en la Tierra.